Estufas y calderas a Pellets

2018-08-17 | Energía limpia y renovable
¿Qué es el Pellet?




 El pellet es un combustible 100% renovable que se fabrica a partir de residuos vegetales. No es preciso talar árboles para obtenerlo, es un tipo de biomasa, combustible, que se obtiene de residuos industriales y agrícolas. Posee un alto poder de combustión y calorífico. No contamina, ayuda a evitar la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

La calefacción con biomasa  ofrece:

+ Confort  + Ahorro + beneficios medioambientales

Las estufas y calderas a pellets pueden cubrir todas las necesidades de calor y agua caliente de tu hogar. Poseen una fácil integración con la instalación existente.

Ventajas de la calefacción a Pellet

  • Calefacción con energía renovable. Bajas emisiones de CO2
  • Controles totalmente automáticos.
  • Alto poder calorífico homogeneidad y composición constante. Rendimiento energético elevado.
  • Buenas posibilidades de combinación con otras energías renovables.
  • Precio de los pellets más competitivo y estable en el tiempo.

 

¿Cómo funcionan las estufas a pellets?

 Los pellets se utilizan para la combustión, son introducidos de forma automática desde el depósito directamente a la estufa. Al quemarse los primeros  pellets se enciende la ventilación de la cámara de fuego, pasando aire por el cenicero con el fin de avivar la llama. Posee varios sensores de calor: cuando el sensor de la cámara de fuego llega a detectar fuego en el cenicero, la estufa “sabe” que está encendida e iniciará la ventilación del intercambiador con el fin de sacar el calor de la estufa hacia afuera.

Tras el encendido, la estufa entra en modo de funcionamiento normal cargando al cenicero con pellets y ventilando la cámara. Hasta que otro sensor de calor detecta que se ha alcanzado la temperatura deseada, que se le indicó previamente a través del panel de control.

La estufa calienta principalmente, a través de su ventilación regulable.  Cuando la estufa se apaga el sinfín deja de echar pellets al cenicero y la máquina se apaga.

 

La salida de gases de la estufa o chimenea, no suele aportar mucho calor, porque la estufa pasa sus gases por el intercambiador antes de expulsarla por la chimenea. Se puede tocar una estufa de biomasa y su tubería de gases, pero el cristal de la ventana puede quemar.

 

Las estufas a pellets son muy fáciles de instalar, no son agresivas con el medio ambiente y supone un ahorro significativo frente a otros sistemas de calefacción. Por estos beneficios se está convirtiendo en una solución de calor cada vez más demandada, además, el pellet no está sujeto a la fluctuación de precios que afectan a otros combustibles.

 ¿Vos, cuál vas a elegir?

Martín Fitzsimons gerente comercial de Konecta Sanitarios